domingo, octubre 05, 2008

Milonga de dos Hermanos - Jorge Luis Borges

Traiga cuentos la guitarra / de cuando el fierro brillaba, / cuentos de truco y de taba, /  de cuadreras y de copas, / cuentos de la Costa Brava / y el Camino de las Tropas.

Venga una historia de ayer / que apreciarán los más lerdos; / el destino no hace acuerdos / y nadie se lo reproche- / ya estoy viendo que esta noche / vienen del Sur los recuerdos.

Velay, señores, la historia / de los hermanos Iberra, / hombres de amor y de guerra / y en el peligro primeros, / la flor de los cuchilleros / y ahora los tapa la tierra.

Suelen al hombre perder / la soberbia o la codicia: / también el coraje envicia / a quien le da noche y día / el que era menor debía / más muertes a la justicia.

Cuando Juan Iberra vio / que el menor lo aventajaba, / la paciencia se le acaba / y le armó no sé qué lazo / le dio muerte de un balazo, / allá por la Costa Brava.

Sin demora y sin apuro / lo fue tendiendo en la vía / para que el tren lo pisara. / El tren lo dejó sin cara, / que es lo que el mayor quería.

Así de manera fiel / conté la historia hasta el fin; / es la historia de Caín / que sigue matando a Abel.

Mientras Viva - Blas de Otero

Vuestro odio me inyecta más vida. / Vuestro miedo afianza mi sendero. / Vida de muchos puesta en el tablero / de la paz combatida defendida.

Ira y miedo apostaron la partida, / quedándose los dos con el dinero, / Qué hacer, hombre de dios, si hay un ratero / Que confunde la Bolsa con la vida.

Vuestro odio me ayuda a revelarme / a ver más claro y a pisar más firme. / Mientras viva, habrá noche y habrá día.

Podrán herirme, pero no matarme. / Podrán matarme, pero no morirme. / Mientras viva la inmensa mayoría.

Subway 1 - José María Fonollosa

Piensan que debo hacerlo. Esperan todos / que la saque de casa con violencia. / No merece, lo creen, otro trato

Con conmiseración me miran unos. / Con burlona expresión o desprecio otros. / Sospechan que sé cuánto saben ellos,

Y lo sé. Ella se acuesta con cualquiera. / Y eso no puede permitírselo un hombre / que se precie de tal. Es lo que piensan.

Pero es normal y simple. La mujer / quiere a distintos hombres y a distintas / mujeres quiere el hombre. Es lo corriente

No importa que en un cuarto hallen cobijo / diferentes personas, siempre y cuando / yo lo precise esté desocupado

No puedo renunciar a la delicia / de tenerla en mi casa cada noche, / por complejos morales de otra gente

Familiares, amigos, conocidos… / Presionan insistentes, en silencio. / Lo mejor es mudarme hacia otro barrio.