domingo, mayo 01, 2005

El gigante de ojos azules - Nazim Hikmet

Un gigante de ojos azules / amaba a una mujer pequeña, / cuyo sueño era una casita / pequeña, como para ella; / que tuviera en el frente un jardín
con temblorosas madreselvas.

El gigante amaba en gigante. / Su mano, a grandes formas hechas / mal podía construir los muros, / ni usar el timbre de la puerta / de una casita con jardín
con temblorosas madreselvas.

El gigante de ojos azules / amaba a esa mujer pequeña / que pronto se casnsó, mimosa / de tan desmesurada empresa / que no concluía en un jardín
con temblorosas madreselvas.

Adiós, ojos azules, dijo. / Y con graciosa voltereta, / del brazo de un enano rico / penetró en la casa pequeña / que tenía en el frente un jardín
con temblorosas madreselvas.

El gigante comprende ahora / que amores de tanta grandeza / no caben nisiquiera muertos / en esas casas de muñecas / que en el frente tienen un jardín
con temblorosas madreselvas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

me lo dieron a leer una vez, junto con otros textosquise volver a leerlo para poder interpretarlo. Y entender con que intencion me lo dieron.tiene que ver con la compatibilidad, en distintos aspectos tamaño, color, etc, sin la intencion de discriminar,y que no debemos desear y amar aquello que no podemos satisfacer. Da tristeza el hecho de que tan grande amor amor

Martin dijo...

Empresas inconmensurables y descabelladas, amores tan grandes, pero con tan grandes diferencias, tales contrastes, que hacen mas inverosimil la ficción constitutiva del amor. Doble dificultad. Dicho con tanta belleza.